Logo

Antecedentes

Uno de los procesos académicos más importantes en la facultad es disponer de un sistema de evaluación que incorpore la complejidad del proceso de enseñanza y aprendizaje, las visiones de los profesores que dictan las asignaturas y las características de los estudiantes, para medir, comprobar y mejorar los resultados del aprendizaje que están contenidos en los saberes, actitudes y habilidades de los programas de estudio que conforman los planes de estudio. Se debe entender entonces que una evaluación será el proceso de reunir y discutir la información de múltiples y diversas fuentes afines, de desarrollar una comprensión profunda de qué los estudiantes saben, comprenden y qué pueden hacer con su conocimiento como resultado de su experiencia educativa, y el proceso termina cuando los resultados de la evaluación son usados para mejorar los aprendizajes siguientes (Huba & Freed, 2000).

Esta acción se realiza durante todo el proceso formativo del estudiante e implica tener claro actividades como planificación y diseño del instrumento de evaluación, elaboración del instrumento de evaluación, elaboración del sistema de evaluación, corrección y calificación, y finalmente los aprendizajes en base a lo obtenido anteriormente, para establecer las mejoras correspondientes.

Si la información es muy subjetiva, entonces los problemas pueden no ser correctamente advertidos y las acciones de mejora pueden no tener un gran impacto en la situación inicial. Es debido a esto que se busca tener información lo suficientemente objetiva, pero significativa, para responder preguntas tales como: ¿qué es lo que ha costado que aprendan los estudiantes?, ¿cuál fue el logro de los estudiantes en cuanto a algún contenido determinado del programa de estudio?, ¿los puntajes obtenidos en las secciones de los campus son uniformes o hay diferencias anómalas? Teniendo este tipo de respuestas, entonces se tiene ya el primer paso para establecer las mejoras correspondientes. Una manera efectiva para tener claridad acerca de por dónde hay que comenzar, es contar con un sistema de información válido y confiable que otorgue suficiencia en la calidad de los datos para trabajarlos posteriormente.

Este instrumento se llama Examen Nacional, en adelante EN, y es una de las acciones de la FINE para mejorar los niveles de calidad de la educación de sus estudiantes.

El EN es un instrumento de evaluación de carácter objetivo a ciertas asignaturas de sus carreras cada semestre para medir el logro en el cumplimiento de los contenidos de su plan de estudios. Para comprender las actividades que están involucradas en este proceso, se muestra como ejemplo una línea de tiempo con estas.

Tabla 1: Ejemplo programación EN primer semestre de 2017.

El EN tiene tres fundamentos para su correcta comprensión. Los ejes temáticos, las habilidades y los resultados de aprendizaje. El eje temático es el contenido básico, el núcleo estructurante de todos los demás que se tomarán como base, y de los que serán los subtemas (La Guía 2000, 2014). Este eje temático está muy relacionado con las unidades que tiene el programa de la asignatura y que se va adecuando a los cambios que tiene éste en el tiempo. La habilidad es el desafío cognitivo que se le presenta al estudiante para que desarrolle en la evaluación y considera la taxonomía de Bloom. Tendrá operativamente sólo cuatro niveles de agrupación de acuerdo con el nivel de complejidad deseado en el instrumento: conocimiento, comprensión, aplicación y desarrollo. Las tres primeras corresponden a habilidades de pensamiento de orden inferior y la última engloba a las de orden superior.

El primer paso para el diseño del instrumento de evaluación es definir el menú del EN. Aquí el director de escuela junto a su comité curricular decide, en función de los resultados de aprendizaje y los ejes temáticos, el porcentaje de preguntas que se asignarán por cada una de las cuatro habilidades. Luego elabora la matriz de especificación, que es una tabla donde se muestran el orden y la asignación de las preguntas en cuanto a sus RAA, ejes temáticos y habilidades. Posteriormente define el temario del EN, que puede llegar eventualmente a ser un extracto de los contenidos declarados en el programa del curso. Este temario es de conocimiento público al igual que la matriz de especificación. El temario orientará al docente y al estudiante para su preparación para rendir satisfactoriamente el EN. Una vez que el docente del curso tiene a su disposición el temario y la matriz de especificación, lo distribuye y publica en la página del curso para que sus estudiantes estén informados.

A mediados del semestre, el docente del curso propone preguntas, considerando la combinación especificada en la matriz de especificación, para que estén incluidas en el EN. Estas preguntas conforman la batería de preguntas. Validada la batería de preguntas, ésta es enviada a los directores de carrera de cada campus para que citen a los profesores para que lo examinen y hagan las observaciones que correspondan. Las observaciones son enviadas al examinador por el mismo docente para que las evalúe extrayendo de la batería las que considere no apropiadas para dejar las que finalmente serán consideradas.

De la batería de preguntas que quede se seleccionarán las mejores preguntas para conformar el EN y el EN para rezagados, que es el que da el estudiante cuando por alguna razón justificada no pudo asistir al primero. Finalmente, el EN y el EN de rezagados son enviados a los directores de carrera de los campus unos días antes de la fecha de toma de la evaluación para que gestionen su reproducción en los centros de multicopiados respectivos. Después de tomada la evaluación, las hojas de respuesta son enviadas a la dirección de los EN para su corrección quienes, en un plazo de 48 horas, analizarán los resultados y enviarán las calificaciones para que los profesores de los cursos las ingresen en la página web del curso.

El EN debe mostrar información suficiente para monitorear los desempeños de los estudiantes en asignaturas claves, debido a esto en el Consejo de Facultad de la FINE el director de escuela propone antes de cada semestre cuáles cursos podrán ser evaluados en función de los siguientes criterios:

Masividad de los estudiantes, con esto se quiere tener una visión lo más extendida posible acerca de los desempeños de la mayor cantidad de estudiantes. Esto se traduce en un análisis de los cursos que han tenido una alta inscripción de estudiantes en los semestres anteriores.

Transversalidad del curso, esto implica que los cursos seleccionados pertenezcan a estudiantes de distintas carreras a través de cursos de servicio.

“Centralidad o Core” del curso, esto significa que el curso evaluado sea esencial de la carrera.

Existencia de material en el e-support del curso, con esto se quiere proveer de material a los estudiantes por igual para rendir el examen nacional con contenidos mínimos pero suficientes asegurando la estandarización de nomenclatura, conceptos, símbolos, etc.

Asignatura con hito evaluativo el EN, declarado a la UGC.

Asignatura con más de 40 estudiantes, a menos que sean integradoras o con hito evaluativo EN o core de la carrera.

Retroalimentación a los profesores de los resultados del EN

Una vez que el EN ha sido corregido y entregado al director de escuela para su análisis con sus cuerpos colegiados, se elabora un reporte a cada profesor del curso para que conozca distintos aspectos de la evaluación de sus estudiantes. Este reporte tiene los principales estadísticos asociados al logro de sus estudiantes (puntajes obtenidos) y fue implementado por primera vez el segundo semestre de 2015. La información que se entregó esa vez fue un archivo en formato pdf donde se incluían los datos del curso, el profesor responsable del curso, una breve introducción acerca de que son los EN y su importancia para el proceso de mejora de la enseñanza, logros de los estudiantes comparando los campus donde se rindió el EN y principales estadísticos asociados al curso.

El diseño del EN contempla que tenga un puntaje total de 100 puntos[1]. Esto facilita los análisis porcentuales ya que tiene una base de 100. Además, la duración es la misma para todos los EN que es de 90 minutos. A su vez, como cada pregunta está asociada a una habilidad cognitiva implica que su puntaje sea diferenciado asociando los mayores puntajes a las habilidades de orden superior. Esto puede ocasionar que una prueba tenga menos preguntas de la habilidad de desarrollo, pero sea equivalente en puntaje a las preguntas de la habilidad de conocimiento.

Una de las mejoras que se hizo para el 2017-10 fue que los docentes querían conocer cómo les había ido a sus estudiantes en cuanto a los ejes temáticos y las habilidades. Por lo que ya en el último informe se incluyeron estos aspectos que fueron recibidos con entusiasmo por profesores. Para el 2017-20 se incluyeron los logros por RAA alineando así el cumplimiento del modelo educativo UDLA.

Finalmente, como apoyo a la labor de los profesores de elaborar preguntas, la UDLA dispone de diversa producción académica tal como la Guía de Evaluación Educativa y las Fichas de procedimientos de evaluación educativa UDLA, donde sale información teórica de la taxonomía de Bloom y de cómo elaborar preguntas de alternativas con respuesta única. Este material fue elaborado el año 2015 y es de libre disposición para los profesores en su página web.

A los profesores que tienen cursos con EN se les solicita que sus clases las hagan pensando en cómo incluir la taxonomía de Bloom al momento de pasar la materia. De esta forma los estudiantes se preparan durante el semestre para al final poder responder adecuadamente las preguntas que vienen con esta forma de redacción. Además, deben utilizar el material del e-support que tienen en las aulas virtuales.


[1] Idealmente.

Descargar Documentos

 

Orientación para profesores con EN
Descargar acá